Home Enciclopedia Alimentación. Cría de lombriz roja de tierra.

Cría de lombriz roja de tierra.

Enciclopedia

CRÍA DE LOMBRIZ ROJA DE TIERRA.

Este artículo es para explicar cómo criar la lombriz roja californiana o eisenia foetida. Se utiliza en agricultura y jardinería para crear el humus de lombriz, y en pesca para cebo.

Los carassius y ciprinus se las comen como locos, y pájaros como petirrojos también la devoran que da gusto.

Incluso puede cultivarse en medio aséptico (sémola) y producirla como alimento para humanos (harina de lombriz), ya que tiene un porcentaje en proteína que supera el 50%.

Bueno, al grano:

Para criarla, necesita sustrato húmedo pero bien drenad (que no encharque), sombra y estar en el exterior (aunque hay quien tiene el cubo de lombrices bajo la cocina, junto al de la basura).

Puede servir un cajón o una maceta grandes, (cuanto más grande mejor) con agujeros de drenaje inferiores y una tapa que evite el sol, viento, lluvia, etc.

Para empezar, puede echarse sustrato universal de jardín (ojo que no tenga químicos) en el recipiente, humedecer y colocar las lombrices ahí encima.

Luego puede echarse hojarascas, restos de podas de cualquier tipo de planta, restos vegetales de cocina como peladuras de patata, de cebolla, hortalizas, pieles de fruta, cáscaras de nueces, huesos de aceituna, cáscara de huevo machacada, posos de café, bolsitas de infusiones, lodos de estanque o acuario, cenizas vegetales, estiércol de animales herbívoros (no vale de mascotas como perros o gatos, porque llevan patógenos), serrín de madera (siempre que no lleve barnices), trozos de cartón o papel sin parafinas ni exceso de tintas, etc. No pasaría nada si se echasen algunos pequeños restos animales, pero olería mal y podría atraer pequeños roedores, etc.

Ellas se buscan la vida a partir de ahí, y a diferencia de la lombriz de tierra normal, si tiene comida y está a gusto no huye del recipiente, y se reproduce mucho. Ponen unos huevos llamados cocones que son como perdigones amarillos y de ahí salen varias lombrices nuevas.

De vez en cuando viene bien comprobar el medio, que no se seque ni esté empapado. Debe tener humedad, que puede conseguirse por ejemplo con el agua de los cambios del acuario, incluso mejor que la del grifo.

En pocos meses puede transformar los restos de cocina y podas en vermicompost o humus de lombriz.

No huele mal, sino que huele a tierra de bosque, a humus, por ser una descomposición aeróbica.

AQUÍ os dejo un enlace más completo y exacto.

Este es el compostador que tengo en el campo, lo hice con maderas de palet y con malla de plástico:

foto escalar

Abajo tiene una puerta con bisagra a un lado y cerrojo a la izquierda, que es por donde saco el humus de lombriz ya procesado.

foto escalar

foto escalar

La comida de cada día:

foto escalar

(no es buena tanta piel de cítricos, porque acidifica el medio excesivamente para las lombrices, pero bueno, mezclo con otras cosas).

Así queda todo bien extendido:

foto escalar

Y con guantes de cocina cojo un puñado de la superficie (pueden verse a mitad procesar restos de paja, cítricos, lodo del estanque...):

foto escalar

foto escalar

foto escalar

Y el resultado que extraigo por la puerta inferior es este:

foto escalar

foto escalar

En este caso, llené el compostador de una sola vez en agosto, a base de poda de seto de ciprés, ramas de árboles frutales, palmera, todo pasado por la trituradora, y mezclando conforme añadía al contenedor, con algo de estiércol de caballo para equilibrar la relación carbono-nitrógeno en la mezcla. (un 20% de estiércol). Con el tiempo, el volumen se va reduciendo, y al final el humus obtenido ocupa la 5ª parte del original.

Mientras se va reduciendo su volumen, arriba voy añadiendo cada dos días los restos de la cocina.

Al extraer el humus por debajo con la pala, si queda algo más grueso sin procesar del todo como trozos de ramas, etc., se criba y se devuelve al compostador por arriba. Pero si lo uso para árboles no hace falta. Sólo si es para pequeñas macetas.

Así se obtiene un sustrato excelente para las plantas, sin abonos químicos, lleno de microorganismos, ácidos húmicos y propiedades que regeneran el suelo, sirve para el huerto, acolchar el suelo de las plantas, llenar agujeros para plantar árboles, etc.

Las lombrices aceleran el proceso mucho, enriquecen el humus resultante y sirven para comer los peces, pájaros...

El medio tiene que tener humedad, así que de vez en cuando le doy un manguerazo para humedecer las capas superiores en contacto con el aire, cuidando de no encharcar.

Como curiosidad, comentar que en el proceso de compostaje la temperatura, en el interior del contenedor, asciende hasta los 70ºC en la fase termófila, que dura unos días, matando cualquier posible enfermedad fúngica o bacteriana, y neutralizando las semillas que hayan impidiendo su germinación.

Si cavo unos cm, la temperatura se nota como va ascendiendo conforme profundizo. Y a palmo y pico se llega a estas temperaturas.

En invierno se nota cómo sale el vaho por la diferencia de temperatura.

Las lombrices no tienen problema porque huyen a otras zonas del contenedor donde el material está más procesado y más frío por lo tanto.

Cuando termina la fase termófila, vuelven a subir, así como las poblaciones de microorganismos beneficiosos.

Artículo y fotos realizados por Julianv.